Skip to content

Vida breve de un fotograma.

11 marzo 2009

Afilada y oxidada, presionada entre los dedos de él, una cuchilla de afeitar, de sus bordes hundidos en la carne surgen lágrimas carmesíes. Se acerca decidido frente a ella que permanece indiferente, sentada tiesa en una silla. Con una mano aparta los parpados de largas y femeninas pestañas.

Comienza a cortar penetrando la cuchilla en el lagrimal. Antes de terminar, sin haber rajado el ojo entero, mientras él cae abierto en canal con las dos mitades de la habitación, es dolorosamente consciente de su muerte como alucinación.

Basado en “Un perro andaluz” de Luís Buñuel.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 4 abril 2009 3:09

    Me dió un poco de impresión!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: