Skip to content

Ceguera

9 febrero 2010

El ciego me salió al paso: cuidado, cierra siempre los ojos ante una lechuza. Su alimento es la memoria grabada en tus ojos. Yo la miré.
Y con un grito de cristales rotos la lechuza me despertó en la noche, a tiempo de sentir como lavaba en el río su blancura manchada con mi sangre.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Yuko permalink
    10 febrero 2010 17:49

    Eres como un mazapan tierno por dentro y dulce por fuera.

  2. kokichuelo permalink*
    10 febrero 2010 18:08

    Un halago así es indigno de ti, venga dime… ¿Qué te has tomado?, o más bien, ¿cuántas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: