Skip to content

Eco

11 marzo 2010

Acerco el oído a tu caracola, no por escuchar la mar, sino por sentir el eco de las olas de mi sangre. Para sentir la vida como la siento, con el oído palpitante sobre el hueco de la caracola de tus pechos. Oír mi sangre, que quiere correr dentro de ti.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 20 abril 2010 20:40

    Pffffffff…
    Increíble.

  2. kokichuelo permalink*
    21 abril 2010 21:58

    ¡Muchas gracias! Pásate cuando quieras.

  3. 28 abril 2010 18:39

    Wow, hace rato que no leía tanto en tan poco.
    Un saludo desde el mundo de las Historias ciertas y las no tanto.

  4. kokichuelo permalink*
    28 abril 2010 21:31

    Muchas gracias.

    Y bienvenida seas desde ese mundo maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: