Skip to content

Paciente

25 abril 2010

Quién no desea parar el tiempo. Una anodina mañana de marzo lo conseguimos dentro de nuestro laboratorio. Pero nuestro triunfo no duró mucho. El doctor Hernaz  apenas se movió y cayó despedazado, el tiempo parado son partículas de polvo, chispas de fuego electrostático que traspasaron su cuerpo, cuchillos de luz y minutos suspendidos en el aire. Nuestro ayudante pereció en dos pasos que le separaban del auxilio al pobre doctor Hernaz. Segundos afilados y remolinos de piel muerta clavados en el aire  atravesaron su cuerpo como balas, son trozos de eternidad duros como cristal cortante. Yo sigo aquí, inmóvil, esperando todo el tiempo del Universo.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. pipermenta permalink
    26 abril 2010 15:39

    Uf, imperdonablemente bueno. Si tuviese que sacar algo de tu relato no sabría con qué quedarme. Porque me atrapa todo. “Segundos afilados y remolinos de piel muerta…”
    Gracias por compartir tu apreciado tiempo.
    Un saludito.

  2. kokichuelo permalink*
    26 abril 2010 22:45

    ¡Muchas gracias! todos estamos atrapados por el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: