Skip to content

No tengo nada más que distancia

22 mayo 2010

A la izquierda de mi dolor, al tacto con mis dedos

un canto rodado se humedece, llora en mis huellas, la nostalgia

de la mar, los bolsillos llenos con piedras de playa, gotas de mar

van de las lágrimas por tu añoranza a mis bolsillos agujereados.

Rotos, y sin tus manos dentro para taparlos. Muy lejos

en el frío, tus orejeras te susurran mi cálida primavera

y te sonrojas en lo más íntimo de tu blanco invierno.

Nuestros viernes siempre están lejos

qué pasos tan cortos dan los días para tanta distancia.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Claudia Ibañez permalink
    23 mayo 2010 16:01

    qué belleza en la nostalgia…las esperas son dolorosas, más aún si no hay fecha cierta de reencuentro. un saludo Kokichuelo. Mucha belleza tienen estas palabras encadenadas.

  2. pipermenta permalink
    24 mayo 2010 12:29

    A mi derecha, tú. Tú y estas palabras en las que se esconden misterios, encajes y adornos. Siempre hermosas en los ojos de quienes te leemos.

  3. 26 mayo 2010 10:05

    Muchas gracias.

    La nostalgia es una amiga incómoda y la paciencia se hace de rogar.

  4. 21 junio 2010 15:59

    Estupenda frase final, digno colofón al texto.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: