Skip to content

Chatarra

18 octubre 2010

La ventana de mi habitación daba a un camino de tierra, detrás de mi casa capitulaba la civilización. Llegó con el invierno, tan lluvioso como nunca se había recordado, el primer coche; pionero sin quererlo, se quedó atascado en el barro. No faltaron voluntarios para intentar remolcarlo. Ellos a su vez también necesitaron auxilio.

La primavera les atrapó entre lluvias desmedidas, antes de dejar paso a la sartén caliente que fue el verano. En agosto un laberinto de coches amontonados y avenidas de chapa, encajados sin remedio en la tierra dura. Conductores exiliados de sus hogares, la rutina se ha impuesto, pronto olvidaron sus piernas por el metal y el caucho. Ya no conocen otro hogar. De espaldas a la nueva aldea, el pueblo mengua cada vez que se abre la puerta de un garaje.

Hoy, estamos de enhorabuena. Ha nacido el primer niño, después de la accidentada fundación de la aldea, ha venido al mundo en el desvencijado pero cómodo maletero de la comadrona.

 

Publicado en el número de noviembre de Agitadoras. Mi agradecimiento a todo su equipo.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Explorando Lilliput permalink
    19 octubre 2010 18:02

    Me parece bueno-bueno. Te lo digo en serio. Qué idea más original. Todos tus escritos además mantiene siempre una imagen poética.
    Te lo has inspirado la zona de Oviñana donde te has ido a vivir? 😉

    Un saludo

  2. 19 octubre 2010 22:07

    ¡Muchas gracias!

    Este cuento si que tiene un momento inspirador que desató la historia. Detrás de mi casa, cuando vivía en Toledo, un camión se quedó atascado en el barro durante varios días. El resto llegó solo.

  3. 20 octubre 2010 14:17

    Es muy fértil la experiencia personal en la literatura. Cuando se toma tal cual es, suele resultar una mera anécdota que satisface a pocos. Pero cuando se incorporan a ella los ropajes del pensamiento, la musicalidad, la trama, etc… comienza a adquirir una cualidad diferente que permite el salto de las barreras personales. Esta historia logra eso y en tal sentido se debe elogiar.
    Imagen muy potente: “capitulaba la civilización”.
    Un cordial saludo,
    PABLO GONZ
    Alberto, con tu permiso: voy a publicar el enlace de tu micro en facebook para contribuir a la difusión de tu blog.

  4. 20 octubre 2010 17:00

    Si miras todo con curiosidad constante cualquier hecho fuera de la rutina es una historia, hasta la rutina misma lo es.

    Es un honor que me enlaces en Facebook, gracias por anticipado.

  5. 24 octubre 2010 16:34

    Original forma de mostrar el nacimiento de una aldea donde la humanidad se abre paso y se sigue reproduciendo. En plena modernidad, rodeados de tecnologóa, la civilización sigue capitulando, cada vez más, en distintas formas. Muy bueno. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: